Historia

Me gustaría decirte que aquí encontrarás la historia del blog más alucinante, sorprendente e imposible de todos los tiempos, pero la realidad es bastante diferente, aunque no por ello menos interesante. Como te he contado en mi página Conóceme (si no la has leído reflexiona sobre el error que cometes no haciéndolo), siempre he sido de los que preferían aprender por su cuenta en lugar de limitarme a que en mi cabeza entrara aquello que los profesores explicaban (si es que entraba algo).

Durante esta época donde aprendía todo y de todo, lo que más me ayudó a superarme a mi mismo fueron esas maravillosas personas amantes de lo mismo que amo yo que tenían un blog. Creo que no me llegaría la vida para contarte la de veces que, si en clase aprendíamos algo nuevo, tenía que recurrir a un blog para entenderlo del todo bien porque de otra manera era imposible. Nunca me ha gustado entender las cosas a medias, así que doy gracias a internet por aparecer y ayudarme a que esto siga siendo así, al mismo tiempo que a la comundiad de creadores que comparte constantemente contenido interesante y de calidad.

Concretando, que me voy por las ramas. Gracias a apender por mi cuenta descubrí lo importante e imprescindible que era para algunas personas el encontrar un pequeño rincón en la web donde resolver sus dudas y ampliar sus mentes, así que me dije: ¿por qué tú no haces lo mismo? Mi objetivo no es ser en mejor bloguero de la historia ni el más conocido o ese tipo de cosas que tiene en mente la gente cuando abre su porpio espacio en la web, con que una única persona me diga que lo que he plasmado en mi blog le ha sido de ayuda para mi será un trabajo más que satisfactorio.

Realmente a la historia del blog no le queda mucho más, tardé más tiempo en decidir qué tema y gama de colores le iba mejor que en ponerme manos a la obra para crear contenido. Si tienes en mente abrirte un blog no dudes ni un momento en hacerlo, recomendación personal.