La fibra óptica es el futuro

Si te digo que la fibra óptica es el futuro probablemente no te sorprendas. El ADSL ha muerto, y solo puedo decir que larga vida a la fibra óptica.

Actualmente las telecomunicaciones y las conexiones del siglo XXI evolucionan a pasos agigantados. Ya hemos explotado el ADSL lo suficiente y, en sentido de velocidad y calidad, necesitamos avances. Sí, una buena parte de las casas disfrutan de Internet, y el cable de cobre ya ha muerto hace mucho tiempo, pero lo cierto es que estamos en condiciones de dar un paso evolutivo y adentrarnos en una nueva realidad.

Hablamos de la fibra óptica, un concepto que se ha ido introduciendo poco a poco en nuestra terminología técnica y, al mismo a tiempo, en nuestras casas (aunque en mucha menor medida, todo hay que decirlo). Lo cierto es que otras comunicaciones antes que las de los hogares ya cambiaron el cobre por la fibra óptica y ahora nos enfrentamos a un nuevo giro que se ha llamado FTTH (Fiber to the home). La nueva generación ya está aquí, y nos proporcionará mayor ancho de banda, conexiones estables y un surtido de posibilidades que hasta ahora no teníamos.

Evidentemente, el proceso para que la fibra óptica sea una realidad en todas las casas es lento y necesita de una inversión de tiempo y dinero considerable, por lo que su implantación a niveles del ADSL está todavía por llegar. Es más, actualmente ya se está implementando en muchos hogares, pero no ha conseguido un carácter imprescindible en nuestra vida. Las grandes empresas de telecomunicaciones ya se han subido al carro de la fibra óptica. Y, a partir de ahí, la imaginación es el límite, porque el ancho de banda nos permitirá acceder a servicios con los que antes apenas habíamos soñado.

¿Estás de acuerdo que la fibra óptica es el futuro?